En María...reconocemos a la mujer que anticipa el reino por su apertura al Espíritu y a la palabra.

(Cfr. Constituciones Cap. 14)



Cómo estamos Organizadas



Nuestras Comunidades





TE INVITAMOS A CONOCER NUESTRA ESPIRITUALIDAD

JESUS.- EL HOMBRE- DIOS- DEL ENCUENTRO:

 

Durante su vida pública Jesús –Dios y hombre verdadero, siempre se manifestó como el Dios del ENCUENTRO CON EL SER HUMANO, sin distinción de color, raza, riqueza, pobreza. Cada ser humano, lleva en si su propio valor.

En son de encuentro   Hoy como ayer, Jesús te hace, me hace y nos haces a cada uno, hombres y mujeres del mundo actual, una pregunta interesante. ¿Quién soy yo? para Ti,   nosotros/tras ¿Que le respondemos?...

Jesús llamó siempre… salió al ENCUENTRO y de modo especial quiso encontrarse con aquellos que deseaba que lo siguieran, Lo central fue la experiencia de Dios que Él, el Maestro les iba comunicando… Y de nuevo les pregunta ¿quién dice la gente que es el Hijo del Hombre? Las repuestas fueron diferentes….y Jesús enfatiza la respuesta de Pedro, que es central para los creyentes de hoy.” Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios vivo” Es una respuesta elaborada que ha trascendido el tiempo y debemos confirmar hoy a lo largo de nuestra vida al creernos encontrados/das por Jesús. Por este Jesús que nos saca de nosotros mismos, nos hace servidores de los más necesitados, El Jesús que tiene hambre   y sed de Justicia, el Jesús que exige compromiso con el Reino.

Jesús el Hijo de Dios vivo, Él es manantial inagotable donde bebemos la vida, la esperanza, el amor fraterno, la justicia, la paz, la alegría, la salvación en un encuentro diario y fecundo.  

SANTA TERESA DE JESÚS:

 

Mujer de ayer y de hoy –Mujer del encuentro- Mujer de la Iglesia de Ayer que supo vivir la eclesialidad de hoy.

Difícil de definir a Teresa de Jesús, encasillándola en una sola faceta. Mejor decir que fue una mujer polifacética del siglo XVI. Mujer siempre en salida Mujer eclesial .Mujer centrada en Dios. Vivió de aventura en aventura, hasta descubrirse habitada por Dios, “El alma es como un castillo, todo de un claro cristal en cuyo centro habita Dios”. Esta es su fuerza para estar siempre en salida, viviendo la cultura del encuentro, la fuerza de este ENCUENTRO , la llevó de una  vida oculta y de Clausura rigurosa a todos los rincones del mundo, con sus anhelos, sus sueños, sus descubrimientos, su ser entero.

Vivió en preocupación constante: la burguesía que le correspondió vivir en los primeros años de su decisión en el convento de la Encarnación, la reforma carmelitana, los males de la Iglesia, los indios de América, la vida sin sentido, los ricos y los pobres, las tanta almas que se pierden, los cercanos y los lejanos…. Aquí encuentra sus salidas y es lo que la lleva constantemente a vivir en cultura de encuentro

Sigue viva a través de sus escritos y las Familias Religiosas femeninas y masculinas que no pueden dejar de descubrir, el tesoro oculto que dejo en las entrañas de una vida expresada en su experiencia explicita para todos los que se acercan a ella.      

SAN ENRIQUE DE OSSO

 

Hombre soñador del siglo XIX, que por caminos inexplicables es llamado a encarnar a Teresa de Jesús, de quien se ha podido decir,   “enteresianado hasta la médula de sus huesos” Sacerdote y Santo soñador, que llega al Todo por Jesús, tras las huellas de Teresa.

Por consiguiente hombre en salida, hombre de encuentro. Hombre buscador, hombre de gran amor eclesial.  En una palabra hombre copia de teresa de Jesús. Hombre de familia teresiana. Hombre en el que cada día, sus hijas y seguidores descubrimos su caudal, sin llegarlo a agotar.

Nace y se hace en España, de 1840 a 1896- físicamente no convivió con Teresa. Vivió de sus escritos, encanó su vida, llegó a lo esencial “ser todo de Jesús”.

 Se hizo SOÑADOR queriendo llegar a niños, jóvenes y adultos de toda clase. “Por los niños a la familia y por la familia a la sociedad” Por sus sueños va siempre en salida llegando a diversos lugares del mundo, a través de la escuela de oración, enseñanza y sacrificio .Viviendo la cultura del encuentro de forma encarnada, en la diversidad de culturaras que el mundo nos presenta hoy. 

Es tarea constante hoy de los que nos encontramos contagiados de este sueño, desentrañarlo cada día y llevarlo adelante entre Religiosas de la Compañía de Santa Teresa y Laicos comprometidos de La Familia Teresiana. 1993.